Tu navegador no está actualizado. Tienes conocidos fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende cómo puedes actualizar tu navegador.

Arrels atendió 1.287 personas el año pasado, un 23% más que en 2007

Arrels | 17/06/2013 | Deja un comentario

Arrels atendió en 2012 a un total de 1.287 personas, un 23% más que en 2007. De todas las personas atendidas, 454 llegaron a la entidad por primera vez. Las cifras preocupan porque se trata de personas que llegaron a la calle hace tiempo y que necesitan mucho apoyo, gente cada vez más joven y muchas en situación irregular. Se necesitan políticas enfocadas hacia esta realidad, de lo contrario más personas llegarán a la calle en pocos años y cada vez será más fácil llegar a la calle que salir de ella.

Arrels atendió a 1.287 personas el año pasado, un 23% más que en 2007. La mayoría son hombres, el 20% ha nacido en Cataluña y otro 20% procede del resto del Estado pero hace años que llegaron. El 15% de las personas vienen de países europeos y el 14% son extracomunitarias que en la mayoría de los casos se encuentran en situación irregular y que no pueden acceder a las ayudas públicas por los obstáculos legales existentes. Los datos lo recoge la Memoria Anual de Arrels y pueden consultarse en esta web y en versión pdf.

El incremento del 23% de personas atendidas respecto a 2007 se debe a diversos factores:

  • La puesta en marcha de nuevas plazas de alojamiento por parte de la entidad
  • La llegada de más personas a la calle de manera crónica, a través del centro de día y del equipo de calle de Arrels
  • La llegada de personas afectadas por la crisis económica actual

Las 1.287 personas sin hogar atendidas por Arrels comparten dos características: Todas ellas viven una situación de máxima vulnerabilidad y la mayoría no llegarán nunca a ser completamente autónomas. Los motivos son varios:

  • Los problemas de salud mental y física condicionan fuertemente la recuperación de las personas y todas han perdido habilidades que cuesta años empezar a recuperar
  • Las personas de origen extracomunitario y de países europeos sin convenios con el Estado español no pueden acceder al mercado laboral ni a las ayudas públicas
  • Muchas de las personas atendidas en Arrels no tienen ningún tipo de ingreso y las que cobran prestaciones sociales reciben de media 460 euros, una cifra inferior a la establecida por la Generalitat de Cataluña, como renta de suficiencia y que imposibilita la independencia económica
  • 454 personas nuevas atendidas

    Destaca también que del total de las 1.287 personas atendidas el año pasado, 454 llegaron a Arrels por primera vez. El 41% de estas personas tiene menos de 50 años y en un 40% proceden de países extracomunitarios y europeos. En este contexto, Arrels ha notado un aumento de las personas que llaman a la entidad pidiendo información o asesoramiento sobre qué hacer porque están a punto de perder su casa, conocen a algún familiar con esta problemática o han detectado a una persona en su barrio viviendo en la calle.

    El aumento de las personas sin techo atendidas por Arrels coincide con la tendencia en otros países europeos. Según la plataforma europea FEANTSA en la Unión Europea 410.000 personas viven en la calle y en los últimos cinco años ha aumentado el número de personas en la calle en 17 países, entre ellos Alemania, Inglaterra, Francia, Portugal y el Estado español. En Barcelona, la Red de Atención a las Personas Sin Hogar también lo confirmaba a principios de 2012: en la capital catalana hay casi 3.000 personas sin hogar, un 32% más que hace cinco años.

    Más trabajo de calle y alojamiento

    De media, el año pasado Arrels visitó cada día por las calles de Barcelona a 15 personas sin hogar. En total contactó con 455 personas en la calle, un 36% por primera vez. Algunas de estas personas las vemos unas pocas veces y después desaparecen porque se mueven por la ciudad, entran en otros recursos o se marchan; todas comparten tener muy pocos recursos para salir adelante y una salud frágil.

    “Desde Arrels atendemos a las personas más deterioradas, con una salud más frágil y una situación de cronificación grave que, normalmente, tienen una edad más avanzada; a pesar de esto, percibimos que las personas que viven en la calle son cada vez más jóvenes”, afirma Miquel Julià, responsable del equipo de calle de Arrels Fundació. En la actualidad, y según la Red de Atención a Personas sin Hogar, en Barcelona unas 800 personas duermen en la vía pública.

    Para mejorar la atención a las personas que viven en la calle, Arrels está ampliando su equipo de calle. La idea es mejorar la cobertura de todas las zonas de Barcelona y ampliar el horario de rutas de calle, haciéndolas también por la noche. También se quiere hacer coincidir las zonas de ruta de calle con las delimitaciones de los distritos municipales, para facilitar el trabajo en red con los servicios sociales del Ayuntamiento de Barcelona.

    En este contexto, durante el 2012 se ha ofrecido alojamiento estable a 254 personas y el 45% del presupuesto de Arrels se ha invertido en esta necesidad básica. Destacan también dos cuestiones:

    • El apoyo de la Maratón de la Pobreza, organizada por TV3 en 2012, que ha significado facilitar a 28 personas acceder a alojamiento
    • El apoyo del Ayuntamiento de Barcelona, que subvenciona 5 plazas más en el hogar residencial de Arrels. También destaca el esfuerzo de la entidad por fijarse en otras experiencias europeas donde el acceso a la vivienda es una de las herramientas principales para luchar contra la exclusión social y donde, cada vez más, los gobiernos elaboran planes nacionales para hacer frente al sinhogarismo

    Préstamos solidarios: una nueva herramienta de financiación

    Para atender diariamente a las 1.287 personas sin hogar, Arrels necesitó en 2012 un presupuesto de tres millones de euros. El 63% de este dinero llegó a través de financiación privada y el 37% restante de las administraciones públicas. El 74% del presupuesto se invirtió directamente en atender a las personas y un 15% y un 11% se destinaron a sensibilización e incidencia política y a la estructura de la entidad respectivamente.

    En este sentido, Arrels pide por primera vez colaboración a la ciudadanía y al mundo empresarial a través de la fórmula de préstamos solidarios. Se trata de préstamos a partir de 5.000 euros, sin intereses y con el compromiso de retornarlos en un máximo de seis meses. La propuesta de los préstamos solidarios nace a raíz del incremento anual de los gastos bancarios que afronta la entidad y del retraso en los cobros de las subvenciones públicas

    Más información