Tu navegador no está actualizado. Tienes conocidos fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende cómo puedes actualizar tu navegador.

Información práctica

¿Conoces la realidad de las personas sin hogar?

¿Cómo llega una persona a vivir en la calle?

Normalmente no hay una sola causa. Se acaba viviendo en la calle por diferentes razones, como problemas familiares, de salud mental y de alcoholismo, pero también por motivos de carácter estructural, como pocas posibilidades para acceder a una vivienda digna o unas políticas sociales débiles. Perder el trabajo y la pareja también son factores importantes y muchas veces es la suma de todos estos problemas y la incapacidad personal para gestionarlos lo que acaba abocando a una persona a la calle.

¿Cualquier persona puede acabar en la calle?

No. Una persona acaba viviendo en la calle porque se ha visto afectada por muchas problemáticas, personales y que no dependen directamente de ella. A esto se añaden las dificultades que la persona puede tener para demandar y encontrar ayuda, que sus lazos con la sociedad se han roto y que es incapaz de reconstruir su vida por ella misma.

¿Por qué hay más hombres que mujeres viviendo en la calle?

La mujer acostumbra a tener más recursos que el hombre para pedir ayuda a familiares y amigos. Por razones culturales, los hombres son más cerrados y les cuesta más verbalizar los problemas. Sin embargo, aunque el número de hombres en la calle supera al de mujeres, las que acaban viviendo al raso están en peores condiciones mentales que los hombres y en muchos casos no se visualiza esta situación porque malviven de la prostitución.

¿Las personas que viven en la calle tienen familia?

La inmensa mayoría tiene familia. El problema es, que si viven en la calle, es porque alguna cosa ha fallado y los vínculos familiares se han roto.

¿Las personas que viven en la calle tienen estudios?

Hay de todo. Hay personas que tienen estudios básicos, pero también hay que tienen titulaciones superiores y tenían negocio propio y que lo han perdido todo.

¿Es verdad que no quieren trabajar?

Hay una minoría que opta voluntariamente por este tipo de vida, pero la inmensa mayoría se ve abocada a vivir en la calle porque no tiene ningún otro recurso.

¿Hay que dar limosna a las personas que duermen en la calle?

Arrels atiende a personas en situación cronificada, es decir, que llevan años viviendo en la calle y hace tiempo que han dejado de pedir nada. Dar limosna es una opción personal: se les puede ayudar en un momento determinado, pero no soluciona el problema.

¿Es verdad que las personas viven en la calle porque son alcohólicas?

El alcoholismo puede ser una de las causas para que una persona acabe viviendo en la calle pero no es la única razón. A veces pasa lo contrario y vivir en la calle acaba llevando al alcoholismo.

¿Por qué muchos inmigrantes viven en la calle?

Según datos de 2013 de la Red de Atención a Personas sin Hogar de Barcelona, el 30% de las personas que duermen en la calle en Barcelona son de la Unión Europea y casi el 27% son extranjeros no comunitarios. Muchas de estas personas no cuentan con la red social y familiar necesaria que les apoye en momentos difíciles. Además, un 15% se encuentra en situación irregular, lo que significa no poder acceder a las ayudas públicas y dejar su situación en el limbo.

¿Hay menores viviendo en la calle?

Está prohibido. Actualmente se destinan muchos recursos públicos para las familias con el fin de evitar que los menores acaben malviviendo en la calle.

¿Hay muchas agresiones cuando vives en la calle?

. Les roban incluso las mantas, así que la mayoría opta por dormir en grupos o cerca de otras personas por razones de seguridad.

¿Por qué son tan ariscos y no quieren la ayuda?

Son ariscos por desconfianza. En la mayoría de los casos les han robado, les han pegado y les han vejado y de aquí viene su rechazo. No se les puede obligar a nada y, hasta que se gana su confianza, no empieza el proceso de recuperación.

¿Cuánto se tarda en dejar de vivir en la calle?

Dejar la calle es una opción personal. El primer paso es restablecer la confianza con la persona y esto es un proceso largo que puede durar meses o años. Una vez conseguida, cuando la persona decide dejar de dormir al raso, empieza un largo y costoso trabajo de reconstrucción personal.

¿Hay bastantes recursos para conseguir que nadie duerma en la calle?

No. En Barcelona hay cerca de 3.000 personas sin hogar y unas 1.150 plazas de alojamientos públicos o privados. Según la Red de Atención a Personas sin Hogar, en 2013 la mitad de las personas sin hogar hicieron uso de estos recursos de alojamiento. En general, se precisan decisiones políticas que apuesten por medidas como planes nacionales contra el sinhogarismo, más vivienda pública y prevención.