Tu navegador no está actualizado. Tienes conocidos fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende cómo puedes actualizar tu navegador.

Cuidarse

  • Cuidarse
  • Cuidarse
  • Cuidarse
  • Cuidarse
  • Cuidarse
  • Cuidarse

Recogido a nivel internacional en el Pacto Internacional de Derechos Económico, Sociales y Culturales (PIDESC) y en la Constitución. El derecho a la salud significa acceder a los servicios necesarios para alcanzar el máximo nivel posible de salud. Está vinculado al acceso al agua potable y la alimentación.

El posicionamiento de Arrels

Está demostrado que la salud se agrava en situaciones de pobreza. Por eso es importante ampliar el diálogo con los agentes de la salud, para mejorar el abordaje de determinadas situaciones. En este contexto, la condición de persona sin hogar se debe tener en cuenta desde el primer día que la persona ingresa en un centro hospitalario y hasta el último, para evitar dar altas sin tener en cuenta esta condición de persona sin hogar. Las medicaciones prescritas por los médicos también deberían ser asequibles para todos.

El contexto...

Vivir en la calle eleva los riesgos para la salud

58 años es la esperanza de vida de una persona sin hogar.
79% de las personas sin hogar de Barcelona tienen entre uno y tres trastornos crónicos.
Discriminación en el acceso al derecho a la salud y a la cobertura sanitaria.
En Barcelona existe el equipo ESMEsS, que cada año atiende una media de 250 personas que viven en la calle o en albergues de la ciudad y que padecen enfermedades mentales graves.

El objetivo principal de Arrels es que las personas sin hogar sean el máximo de autónomas posible.

Cuidar-se

Y Arrels, ¿qué hace para mejorar la salud de las personas sin hogar?

No tengo tarjeta sanitaria

A menudo las personas que viven en la calle no tienen tarjeta sanitaria ni ningún tipo de documentación porque la han perdido o se la han robado. El acompañamiento facilita tramitar de nuevo la documentación y dotar de acceso a la sanidad a personas que viven en la calle.

Ir al médico

Las personas sin hogar, a pesar de los problemas de salud que padecen, se desvinculan menudo de la red sanitaria. Arrels hace de puente y las acompaña en los ambulatorios, hospitales y centros de seguimiento de tratamiento de toxicomanías. Durante el año 2015 se realizaron 2.088 visitas al médico y a la red de salud mental.

En el hospital no estoy solo

A todo el mundo le gusta recibir visitas cuando está hospitalizado. Por ello, un equipo de voluntarios se dedica específicamente a visitar y acompañar a personas sin hogar que deben estar más o menos tiempo en el hospital. Cosas tan sencillas como llevar un peine o un pijama, regalar un libro o una revista y ofrecer un rato de compañía mejoran anímicamente la salud de las personas.

Salud mental

Algunas personas sin hogar sufren graves problemas de salud mental, como esquizofrenia, trastorno psicótico y demencias alcohólicas. Arrels no tiene psiquiatras en plantilla pero colabora con la red de salud normalizada y el equipo ESMeSS (el programa de salud mental para personas sin hogar en Barcelona). La entidad también acompaña a personas con adicciones al alcohol, en estos casos se trabaja desde la reducción de daños y respetando los tiempos de las personas.

Tener un hogar mejora la salud

Algunas personas atendidas sufren dos o más trastornos, como una enfermedad mental y una adicción al alcohol, y no encuentran donde recuperarse. En estos casos entra en juego la residencia Pere Barnés de Arrels, que acoge a personas en un estado muy vulnerable de salud mientras se intenta encontrar plaza en otro recurso especializado. Por otro lado, está claro que tener un hogar mejora la salud: no es lo mismo sufrir una recaída en el alcohol estando en la calle que en un piso porque los daños a la persona se minimizan.

El dispensario de medicación

La mayoría de las personas atendidas necesitan tratamientos médicos pautados por el médico. En Arrels se dispensan las medicinas que cada uno necesita.

Música , masajes y flores de Bach

La música, los masajes y las flores de Bach se han convertido en un buen aliado para el bienestar de personas sin hogar en Arrels. A través de la entidad Adama y sus talleres de flores de Bach y masajes, personas sin hogar se acercan a terapias naturales y a la posibilidad de momentos de tranquilidad que les permiten recuperarse poco a poco. La actividad de música ha supuesto la creación de un grupo musical, Los Q3, pero los beneficios van más allá porque se fomentan las relaciones sociales y se expresan emociones con un grupo de personas con un deterioro cognitivo importante.