Tu navegador no está actualizado. Tienes conocidos fallos de seguridad y podría no mostrar todas las características de este y otros sitios web. Aprende cómo puedes actualizar tu navegador.

Vejez y muerte

  • Vejez y muerte
  • Vejez y muerte
  • Vejez y muerte
  • Vejez y muerte
  • Vejez y muerte
  • Vejez y muerte
  • Vejez y muerte
  • Vejez y muerte
  • Vejez y muerte

En España las personas de la tercera edad tienen derecho a no ser discriminadas por razón de edad, a ser atendidas cuando son dependientes, a disfrutar del ocio y la cultura, a acceder a prestaciones sociales dignas... Todo el mundo tiene derecho a morir dignamente y acompañado de las personas que quiere.

El posicionamiento de Arrels

Las personas con más de 65 años deberían tener el derecho a una plaza de residencia donde se ofrezca la atención que requieren. Es necesario que los centros residenciales entiendan la especificidad de las personas que han vivido en la calle y sufren problemas de salud crónicos. Por otra parte, todo el mundo tiene derecho a morir acompañado de las personas que quiere.

El contexto...

Una visión rápida de la situación en Barcelona

El 5% de las personas que viven en la calle en Barcelona tienen más de 65 años.. Vivir en la calle afecta negativamente a la salud, motivo por el que las personas mueren a una edad más joven.

¿Qué pasa cuando una persona sin hogar muere?

El Ayuntamiento costea los gastos del funeral y pone a disposición un nicho anónimo. Tiempo después se traspasa al difunto a una fosa común.
grafico_vejezymuerte

Y Arrels, ¿qué hace?

De la calle a una residencia

Cuando una persona atendida en Arrels entra en una residencia -por motivos de edad o de salud- se la sigue acompañando. Un equipo de voluntarios de la entidad la visita regularmente, se preocupa de que se encuentre bien, de que no le falte nada importante y acompaña a la persona en esta nueva etapa de su vida.

Barca de Caronte

Arrels quiere acompañar a las personas sin hogar en los diferentes momentos de su proceso y también en la muerte. Con este motivo funciona La Barca de Caronte, un grupo de gente que acompaña a las personas sin hogar conocidas por el centro o por el equipo de calle hasta el último momento de su vida. La Barca de Caronte busca a la familia cuando la persona muere y le explica la situación, se coordina con los servicios funerarios, y avisa a todos los miembros de la entidad del día y hora del entierro, porque todo el mundo tiene derecho a ser enterrado acompañado.

Prestaciones dignas para vivir con independencia

Gran parte de las personas que acompaña Arrels han trabajado pero no han cotizado y por ello no pueden acceder a determinadas prestaciones como la jubilación. En la mayoría de los casos, además, las ayudas son insuficientes para tener una vida autónoma. Arrels trabaja con otras entidades, sensibilizando e incidiendo las administraciones públicas para que esto cambie.