5 propuestas para garantizar los derechos de las personas que duermen en la calle en Barcelona


En junio de 2017 salimos por Barcelona para entrevistar a las personas que viven en la calle. Los resultados confirmaron una realidad: el 75% de las personas sufren una situación de vulnerabilitad media o alta y están expuestas a riesgos como la violencia. Sus respuestas nos ayudan a detectar los principales derechos vulnerados y a elaborar propuestas.

En Barcelona, 1.026 persones viven en la calle, 2.000 pasan la noche en recursos públicos o privados y más de 400 viven en asentamientos irregulares. Las noches del 6, 7 y 8 de junio de 2017 salimos a encuestar a las personas que duermen al raso para saber cómo se encuentran y qué necesitan. Hablamos con 358 personas. Con la información obtenida hemos elaborado una serie de propuestas.

1. Garantizar el padrón y la tarjeta sanitaria

El punto de partida:

  • Estar empadronado en un municipio significa poder acceder a derechos básicos, como la asistencia sanitaria pública, los servicios básicos de atención primaria y ayudas de urgencia social. En Barcelona, las personas que viven en la calle y que no tienen un domicilio fijo que les permita empadronarse, lo pueden hacer sin domicilio fijo.
  • La targeta sanitaria es imprescindible para acceder a los servicios sanitarios públicos; si no se tiene, sólo se puede acceder a urgencias, lo que significa no poder tener una atención médica continuada.

Qué hemos encontrado:

  • De las personas que entrevistamos en el censo de personas sin hogar, el 43% afirman estar empadronadas en Barcelona. El 44,1% no lo está y otro 12,8% no lo sabe. Según la procedencia, más de la mitad de les personas entrevistadas y de nacionalidad española o comunitaria están empadronadas; en el caso de las extracomunitarias, el porcentaje es del 46%.
  • También es inferior al 50% el número de personas con tarjeta sanitaria: el 41,6% dice que no la tiene y el 10,9% no lo sabe. Una de cada tres personas ha recibido atención mèdica en urgencias.

Qué proponemos:

  • Para empadronarse, cualquier persona necesita poderse acreditar. Cuando vives en la calle, es fácil perder o quedarse sin documentación y, sobre todo en el caso de las personas de otras procedencias, a veces es complicado recuperarla. Si todas las personas que viven en la calle contaran con un referente social que les ayudara a solucionar estos temas burocráticos, sería más fácil.
  • En el caso de las personas extracomunitarias que están en una situación administrativa irregular, el hecho de no tener papeles les impide acceder a recursos a medio y largo plazo. Hay que buscar una respuesta, especialmente en los casos de carácter humanitario.

 

2. Acceder a una vivienda estable y a precio asequible

El punto de partida:

  • El acceso a la vivienda es un derecho principalmente vulnerado para las personas que duermen en la calle y que afecta otros derechos de la persona: a la intimidad, a sentirse protegida, la salud… También significa más dificultades para encontrar trabajo y estar permanentemente en tensión.

Qué hemos encontrado:

  • De media, las personas sin hogar que hemos entrevistado viven en la calle desde hace 3 años y 4 meses. La mayoría duerme siempre en la calle y el 58% hace un año o más que vive al raso.
  • Tampoco cuentan con ingresos estables y dignos con los que puedan acceder a una vivienda: el 66,2% de las personas entrevistadas asegura no recibir ninguna prestación social, pensión, salario ni dinero de algún trabajo informal. Además, un 9,5% dice que ha tenido que abandonar el lugar donde vivía por motivos de salud física y un 14% ha tenido dificultades para acceder a causa del consumo de alcohol o drogas.

Qué proponemos:

  • Promover vivienda a precio asequible en Barcelona y facilitar que las personas sin hogar puedan optar a pisos de protección oficial. En la actualidad, para una persona que duerme en la calle y que no dispone de ingresos fijos ni estables es muy difícil optar en igualdad de condiciones a las viviendas de protección oficial. En este sentido, también hay que promover más dotaciones habitacionales específicas para personas sin hogar.
  • Cualquier persona que vive en la calle debería poder acceder a la Mesa de Emergencias Sociales de Barcelona. Se trata de un órgano que vela para que las personas en situación de vulnerabilidad extraordinaria y de pérdida inminente de la vivienda puedan acceder a una vivienda de alquiler social pero que actualmente deja fuera las situaciones de sinhogarismo de calle.
  • Proponemos no condicionar el acceso a la vivienda por falta de recursos económicos, estado de salud y consumo de alcohol.

 

3. Espacios nocturnos y de baja exigencia

El punto de partida:

  • Todos y todas tenemos derecho a sentirnos protegidos y a no tener que dormir en la calle. La realidad en Barcelona, sin embargo, es que 1.026 personas viven al raso y que unas 2.000 personas pernoctan en los recursos públicos y privados. En los últimos años ha aumentado el número de plazas de acogida pero aún ha aumentado más el número de personas que viven en la calle (un 56% desde el año 2008).

Qué hemos encontrado:

  • El 31,6% de las personas que duermen en la calle y que hemos entrevistado han sido víctimas de agresiones físicas y/o verbales, una cifra que en el caso de las mujeres aumenta hasta el 40% y que en el caso de las personas más cronificadas es más elevado aún. El 75% de las personas entrevistadas, sin embargo, padecen una situación bastante o muy vulnerable.

Qué proponemos:

  • La solución definitiva al sinhogarismo es la vivienda a precio asequible pero mientras no llegue creemos que hay que hacer propuestas a corto plazo para que la gente pueda dejar de vivir en la calle. Proponemos abrir espacios pequeños por toda la ciudad, de baja exigencia, que respeten la privacidad y que sirvan para crear vínculos con las personas y saber qué necesitan.

 

4. Trabajar desde cada municipio

El punto de partida:

  • Cualquier persona que duerme en la calle debería poder ser atendida en el municipio en el que vive y los municipios y consejos comarcales catalanes deberían contar con los recursos suficientes para hacerlo.
  • Según la Ley de Servicios Sociales, los municipios y consejos comarcales con más de 20.000 habitantes deberían dar respuesta a las personas en situación de vulnerabilidad mediante los servicios sociales y recursos como comedores y alojamiento temporal. La realidad es que a veces se recomienda a las personas que duermen en la calle ir a otras ciudades más grandes. Esta manera de hacer traslada la problemática en lugar de resolverla y desarraiga aún más a la persona.

Qué hemos encontrado:

  • El 46,4% de las personas entrevistadas afirman vivir en Barcelona desde hace más de 5 años. Otro 22,9%, en cambio, vive en la ciudad desde hace menos de un año.

Qué proponemos:

  • Proponemos potenciar una visión metropolitana y catalana del sinhogarismo para que las personas puedan ser atendidas en su municipio. Así como el metro y los autobuses conectan el área metropolitana de Barcelona, ¿por qué no coordinar los esfuerzos para atender a las personas sin hogar?
  • A nivel catalán, se necesitan leyes y presupuestos adecuados que refuercen a los municipios y les permitan ir más allá de los recursos de urgencia.

 

5. Intercambio de información

El punto de partida:

  • Muchas veces sucede que la persona tiene que explicar y repetir su historia a los diferentes servicios que la atienden. En el caso de Barcelona, existe una red de entidades que trabajan con personas sin hogar, además de los recursos de la administración, pero la información no es compartida.

Qué hemos encontrado:

  • El 45,5% de las personas entrevistadas afirma haber recibido atención por parte de servicios sociales o servicios similares en los últimos seis meses.
  • El 15% dice haber hecho uso de las urgencias sociales o de servicios de atención a víctimas de violencia, prevención de abusos, de atención a la salud mental, etc.

Qué proponemos:

  • Proponemos crear un sistema digital que recoja todos los servicios que atienden a las personas sin hogar en Cataluña, así como una base de datos común de personas que utilizan los servicios para actuar de manera más eficiente.

Más información:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *