Tener un hogar

Tener una vivienda es un derecho al que todo el mundo debería acceder. No es un lujo, es una necesidad básica. Una vivienda proporciona estabilidad, intimidad, seguridad. Y es la pieza fundamental que permite transformar su situación a las personas que han vivido en la calle.

Creemos que los recursos deben adaptarse a las personas, y con este objetivo hemos buscado a lo largo de los años distintas soluciones residenciales. Desde 2014 Arrels apuesta por el modelo Housing First, que prioriza el acceso desde el primer momento a una vivienda individual, digna y estable, poniendo a la persona en primer plano y teniendo en cuenta su opinión.

¿Y qué hacemos desde Arrels?

Sabemos que tener un hogar es más que tener un techo

Tener un hogar no es solo tener un techo; significa mejorar la salud física y mental, recuperar la relación con el entorno, y aprender a gestionar el tiempo y los ingresos. Arrels se adscribe al criterio de la plataforma europea Feantsa: elegimos hablar de “sin hogar” antes que de “sin techo” para poner el acento en el aspecto vivencial, familiar y cultural. Una persona sin hogar ha perdido algo más que un espacio donde vivir. Ha perdido también recursos y lazos afectivos.


Promovemos el 'Housing First'

Housing First significa “la casa primero” y ofrece a personas en situación de máxima vulnerabilidad la oportunidad de acceder directamente a una vivienda individual, estable y permanente. El papel de Arrels es acompañar, respetando el proceso y las decisiones de la persona. Ofrecer apoyo social y no condicionar la vivienda a factores como dejar de beber o seguir una pauta de medicación. Se basa en tres requisitos: la persona debe aportar el 30% de sus ingresos; aceptar una visita semanal de seguimiento social y mantener buena relación con el vecindario.


Ofrecemos alojamiento estable

Empezar a vivir en un piso significa recuperar la autoestima, habilidades domésticas y relacionales. En 2017, 61 personas vivían en pisos individuales y 18 compartían viviendas gestionadas por  Arrels. Algunas de estas personas tienen una salud frágil y necesitan ayuda para ducharse o limpiar el polvo de la casa. Arrels los acompaña con apoyo domiciliario. En algunos casos este apoyo surge entre los compañeros de piso con toda naturalidad. También se intentan respetar las necesidades de intimidad de las parejas.


Proporcionamos alojamiento adecuado a las necesidades

¿Qué ocurre con las personas que viven en la calle desde hace muchos años y nos dicen que no quieren vivir en una vivienda estable y digna? Desde Arrels les ofrecemos un espacio seguro y acogedor donde pasar la noche y empezar a crear vínculos. Este espacio es el Piso Cero, un recurso de baja exigencia de Arrels para personas que viven en la calle desde hace mucho y no han encontrado cabida en otros recursos.


Disponemos de una residencia para personas con salud frágil

La calle deteriora la salud, tanto física como mental. Muchas personas sin hogar sufren diversos trastornos crónicos que no les permiten vivir de forma autónoma y que les dificultan  obtener una plaza en recursos públicos o privados. Esto ocurre, por ejemplo, cuando una persona tiene problemas de salud mental y alcoholismo.

Arrels acoge a estas personas en la llar Pere Barnés mientras se buscan otras alternativas.


Tenemos un taller de búsqueda de habitaciones

Algunas personas vinculadas con Arrels duermen en habitaciones alquiladas a particulares. Para dar respuesta a esta necesidad, Arrels cuenta con un Taller de búsqueda de habitación que pone en contacto arrendadores  con personas a las que atendemos y que están buscando habitación.

Es una tarea difícil. Los precios de las habitaciones se han disparado, y las opciones de alojamiento para las personas más vulnerables se reducen.


“Por fin, un piso a mi nombre”

Quien siente que tiene una casa siente que es alguien. Con este objetivo, Arrels da apoyo durante los trámites necesarios para que las personas sin hogar puedan conseguir pisos propios, a nombre de la persona que lo habita y no a nombre de la entidad. Arrels seguirá acompañando a la persona y ofreciéndole apoyo social.


Luchamos contra la soledad

Cuando una persona vive en la calle rompe con casi todos, o con todos los vínculos sociales que tenía, y uno de los esfuerzos importantes que debe afrontar cuando sale de la calle es adaptarse a un nuevo entorno y volver a crear una red social. Cuando la persona empieza a vivir sola en un piso, la soledad también está presente, y es necesario pensar cómo afrontarla para que la persona tenga más opciones que quedarse en casa viendo la televisión, o acudiendo al centro de Arrels.


Buscamos vivienda a precio asequible

En estos momentos Arrels ofrece alojamiento en viviendas que se encuentran en Barcelona, Badalona, Santa Coloma de Gramenet, Granollers, Vilassar de Mar i Hospitalet de Llobregat. Pero encontrar pisos pequeños y a un precio inferior a 500 euros está siendo imposible debido a la situación del mercado inmobiliario. Además encontramos reticencias por parte de los arrendadores, quienes tienen miedo de que en su piso se instale alguien que ha vivido en la calle.


Trabajamos en red a favor de la vivienda

Arrels trabaja con otras entidades de Barcelona en el marco de la Red de Viviendas de Inclusión Social para mejorar los recursos de alojamiento existentes para personas sin hogar.

También formamos parte de la Fundació Mambré, que busca dar una respuesta específica a las necesidades residenciales y laborales de las personas sin hogar.