En Barcelona, unas mil personas duermen en la calle cada noche, un 45% más que hace diez años. El derecho a la vivienda digna se recoge en la Constitución española y en el Estatuto de Autonomía catalán, pero en Cataluña unas 48.400 personas tienen graves problemas de alojamiento, de las cuales más de 5.400 viven en la calle.

Conseguir que una persona deje la calle no es fácil y no se puede sacar a nadie por la fuerza. No es un tema policial, sino de atención social y es necesario respetar las necesidades y los ritmos de las personas.

¿Y qué hacemos desde Arrels?

Salimos a la calle

Visitamos a las personas más cronificadas que viven en las calles de Barcelona para saber cómo están, establecer un vínculo de confianza y conocer sus necesidades. El equipo de calle recorre regularmente seis zonas de la ciudad (Eixample, Ciutat Vella, Sants-Montjuïc, Gràcia, Sant Martí, Sant Andreu) y también visita a algunas personas en situación de exclusión grave en el resto de distritos.

En 2017 hemos visitado a 2428 personas.


Buscamos alojamiento adecuado a las necesidades

Cuando alguna de las personas a las que visitamos en la calle expresa la voluntad de dormir bajo un techo, intentamos encontrar un alojamiento adecuado a sus necesidades: una habitación en un piso compartido, un piso individual o la posibilidad de dormir en el Piso Cero, un espacio de baja exigencia de Arrels para personas que hace mucho tiempo que viven en la calle y no han encontrado cabida en otros recursos. Lo importante es garantizar un alojamiento estable.


Recogemos los avisos de la ciudadanía

A través del Localizador, recogemos avisos de la ciudadanía sobre personas que viven en la calle. Si la persona está en Barcelona, activamos nuestro equipo de calle y trabajamos en red con otros equipos de la ciudad para encontrar la mejor manera de abordar la situación. La herramienta también es útil más allá de la ciudad, para localizar ubicaciones concretas y dimensionar la problemática en otros territorios. Por eso, la facilitamos a otros municipios que trabajan con personas sin hogar.


Nos coordinamos con otros servicios de la ciudad

Trabajamos conjuntamente con los equipos de calle del Ayuntamiento de Barcelona y con el Equipo de Salud Mental para Personas Sin hogar (ESMES) para mejorar la atención a las personas y hacer más efectivos los recursos existentes. En el marco de la red de atención a personas sin  hogar (XAPSLL), también participamos en los recuentos anuales de personas sin hogar para dimensionar la problemática en la ciudad.


Promovemos recuentos de personas sin hogar

Un recuento es una fotografía del número de personas que duermen en la calle en un municipio determinado de una noche determinada. Saber cuántas personas duermen al raso es clave para impulsar políticas y recursos útiles. A fecha de hoy, una decena de municipios catalanes han organizado recuentos pero la cifra es todavía muy pequeña. En Arrels hemos elaborado una guía práctica para animar a otros municipios y ampliar, así, los datos del sinhogarismo en Cataluña.


Organizamos censos para saber más

Desde 2016, Arrels organiza el censo de personas que duermen en la calle en Barcelona para saber el grado de vulnerabilidad que sufren y, con esta información, orientar las políticas y recursos para que sean más eficientes. En 2018, entrevistamos a 315 personas y sabemos que el 71% sufre una situación de vulnerabilidad elevada o media. La acción se enmarca en una campaña europea que pretende  erradicar el sinhogarismo antes de 2020 y a la que se han sumado 13 ciudades europeas.


Asesoramos jurídicamente

Cuando vives en la calle te encuentras en una situación especialmente vulnerable ante la justicia, sobre todo si desconoces tus derechos y deberes. El servicio jurídico se encarga de asesorar a las personas que atendemos cuando reciben una multa por dormir, beber u orinar en la calle, cuando tienen que solicitar o renovar documentación, han sido víctimas de una estafa o agresión o tienen una causa penal pendiente. Según el Censo 2018, tres de cada diez personas entrevistadas afirman haber sido víctimas de violencia física y/o verbal.


Sensibilizamos a jóvenes

En Arrels promovemos charlas de sensibilización para explicar a los jóvenes qué significa vivir en la calle de la mano de personas voluntarias y personas que han vivido al raso y colaboran compartiendo su testimonio.

Nos gustan estas visitas porque nacen muchas preguntas: “¿Cómo te sentías cuando vivías en la calle? ¿Sufriste violencia? ¿Cómo te recuperaste? Y ahora, ¿qué piensas cuando ves a alguien durmiendo al raso?” Y sus respuestas ayudan a romper prejuicios.