¿Cómo se llega a la calle?

Una persona no acaba en la calle de un día para otro. Su situación se va deteriorando con el tiempo e implica muchas causas; algunas dependen de la persona y otras están relacionadas con la sociedad en la que vivimos.

  • Causas estructurales. Vinculadas a la situación económica (como la  pérdida de empleo), el mercado inmobiliario (el precio de los alquileres, desahucios), los movimientos migratorios y el funcionamiento de las administraciones públicas.
  • Causas institucionales. Relacionadas con la rigidez de los servicios sociales, los mecanismos de asistencia y los procedimientos institucionales.
  • Discriminación o ausencia de un estatuto legal. Relacionadas con las situaciones particulares que pueden vivir las personas inmigradas y algunas minorías, como la comunidad gitana.
  • Causas relacionales. Vinculadas a la situación familiar y a la red social que la persona tiene de apoyo (por ejemplo, un divorcio o la muerte de un familiar).
  • Causas personales. Relacionadas con la educación, la edad, la dependencia y la salud.

 

Cifras y situación

En general, no tenemos datos exactos ni actualizados que permitan establecer la cantidad de personas que duermen en la calle a fin de dimensionar la problemática. Los motivos son distintos según el ámbito territorial:

  • En la Unión Europea no hay criterios comunes entre los distintos países para contabilizar cuántas personas duermen en la calle y no disponen de hogar, ni tampoco hay una cifra total. Más información.
  • El Estado español obtiene los datos, cada dos años, del Instituto Nacional de Estadística. Sin embargo, estos datos solo contabilizan a las personas que utilizan los recursos de alojamiento y comedor y excluyen a otras personas que duermen en la calle y no acuden a estos servicios. Hay que tener en cuenta que tampoco se realizan recuentos en todos los municipios. Más información.
  • En Cataluña no disponemos de una cifra actualizada que permita saber cuántas personas duermen al raso. Las últimas cifras son del año 2014 y las proporciona la Agència de l’Habitatge de Catalunya; que calcula unas 5.433 personas viviendo en la calle o en recursos de baja exigencia. Estos datos solo contemplan a las personas que han sido atendidas por los servicios públicos. Hay que tener en cuenta que tampoco se organizan recuentos en todos los municipios. Más información.
  • En Barcelona sí que sabemos cuántas personas duermen al raso en la ciudad, porque se realizan recuentos habitualmente. En el último, realizado en mayo de 2018, se contabilizaron 956 personas durmiendo en la calle. Más información.