Vivir en la calle deteriora la salud porque la persona está expuesta a muchos riesgos como la violencia, el frío, la lluvia o las insolaciones, pero también tiene que enfrentarse día a día al miedo, a la inseguridad y a la falta de descanso. Según el Censo 2018 de personas que viven en la calle, el 46% afirma padecer problemas de salud física y el 25,1% tiene enfermedades crónicas.

Vivir en la calle también afecta a la salud mental. En algunas ocasiones, las personas presentan más de una patología y no encuentran respuesta en ningún centro. El reto es encontrar recursos adecuados y estables adaptados a les necesidades de estas personas.

¿Y qué hacemos desde Arrels?

Acompañamos al médico

Las personas sin hogar, a pesar de los problemas de salud que padecen, se desvinculan a menudo de la red sanitaria. En Arrels hacemos de puente y las acompañamos a los ambulatorios, hospitales y centros de seguimiento de tratamiento de toxicomanías.

En 2017 se realizaron 2.222 acompañamientos al médico y a la red de salud mental.


Hacemos visitas al hospital

A todo el mundo le gusta recibir visitas cuando está hospitalizado. Por eso, un equipo de personas voluntarias y colaboradoras se dedica específicamente a visitar y a acompañar a personas sin hogar que tienen que estar más o menos tiempo en el hospital.

Cosas tan sencillas como llevar un peine o un pijama, regalar un libro o una revista y ofrecer un rato de compañía mejoran anímicamente la salud de las personas.


"No tengo tarjeta sanitaria"

A menudo, las personas que viven en la calle no tienen tarjeta sanitaria ni ningún tipo de documentación porque la han perdido o se la han robado. Según el Censo 2018 de personas que viven en la calle, sólo el 44% de las personas encuestadas tienen tarjeta sanitaria, un dato que disminuye por tercer año consecutivo.

El acompañamiento facilita tramitar de nuevo la documentación y dotar de acceso a la sanidad a personas que viven en la calle.


Ofrecemos atención psicológica

Cuando una persona sale de la calle se enfrenta a nuevas situaciones y a diferentes sentimientos. En Arrels tenemos un equipo de apoyo psicológico para ayudar a estas personas a salir adelante.

Trabaja a través de terapias individuales o grupales y se coordina con el resto de equipos de la entidad para valorar los niveles de estrés, depresión y otros aspectos de la salud mental y emocional de las personas.


Velamos por el bienestar mental

Arrels no tiene psiquiatras en plantilla pero trabaja de forma coordinada con la red de salud normalizada y el Equipo de Salud Mental para Personas Sin Hogar en Barcelona (ESMES) para visitar a personas con un trastorno mental grave.

Desde 2015, Arrels quiere profundizar en el conocimiento y el diagnóstico neurológico para entender mejor los trastornos de conducta y ofrecer una mirada más integral a la persona.


Acompañamos en las adicciones

En Arrels también acompañamos a personas con adicciones como el alcohol. En algunos casos, se acompaña a la persona en el tratamiento de desintoxicación y en otros, se trabaja desde la reducción de daños, siempre respetando la voluntad y el tiempo de las personas.


Sabemos que tener un hogar mejora la salud

Algunas personas que atendemos sufren dos o más trastornos, como una enfermedad mental y una adicción al alcohol, y no encuentran donde recuperarse. En estos casos entra en juego la Llar Pere Barnés de Arrels, que acoge a personas que han vivido en la calle y tienen la salud frágil, tanto física como mental, mientras se encuentra plaza en otro recurso especializado.

En 2017, hemos garantizado el servicio residencial a 54 personas.


Velamos por recuperar los hábitos alimentarios

Las personas que viven en la calle padecen trastornos alimentarios y no tienen una alimentación sana. Intentamos que vuelvan a hacer tres comidas diarias.

  • En la Llar tenemos un comedor para las personas residentes y para otras personas que conocemos y que viven o han vivido en la calle.
  • También prepara comida para llevar para que las personas que viven en un piso de Arrels y no saben cocinar puedan comer en casa.


Disponemos de un servicio farmacológico

La mayoría de las personas que conocemos necesitan tratamientos médicos pautados, pero muchas de ellas tienen dificultades para guardar y administrarse la medicación.

En Arrels tenemos un servicio de farmacia donde se dispensan las medicinas que cada persona necesita.


Ofrecemos servicio de podología

Vivir en la calle implica tener que desplazarse a pie todo el día de un lugar a otro y a menudo con un calzado no del todo adecuado, de modo que los pies se acaban resintiendo.  Por eso es tan importante el servicio de podología de Arrels que, una vez a la semana, trata pequeños problemas de los pies de las personas que atendemos en el centro abierto.


Promovemos la música contra la apatía

La música se ha convertido en una buena aliada para el bienestar de las personas sin hogar en Arrels ya que permite relacionarse, fortalecer vínculos y pasar un buen rato.

En la llar, además, se convierte en un gran instrumento terapéutico para hacer frente a la apatía, que afecta a un 77% de las personas residentes.