Finlandia demuestra que es posible alcanzar #nadiedurmiendoenlacalle


Finlandia es el primer país europeo que ha conseguido un progreso positivo en la lucha contra el sinhogarismo: en 29 años, el número de personas sin hogar se ha reducido a más de la mitad. La implementación de una estrategia nacional, la coordinación entre administración y entidades sociales, así como la apuesta por la vivienda estable son algunas de les claves del éxito. El caso de Finlandia apunta que #nadiedurmiendoenlacalle es posible y que aquí también lo podemos conseguir con políticas públicas, trabajo en red y recursos más eficaces.

 En 29 años, Finlandia ha reducido en más de un 60% el número de personas sin hogar, mientras la cifra continua creciendo en el resto de Europa. En el año 1987 había casi 18.000 personas sin hogar en Finlandia, de las cuales 4.200 dormían directamente en la calle o en alojamientos temporales. El año pasado, se contabilizaron 6.650 personas sin hogar en todo el país, de las cuales 756 dormían al raso o se alojaban en recursos temporales, según el último informe de la organización ARA, el centro de desarrollo y financiamiento para la vivienda de Finlandia. También se ha conseguido una disminución significativa del sinhogarismo cronificado: 1.350 casos menos desde 2008.

El éxito ha sido la implementación de una estrategia nacional que apuesta por la vivienda estable con apoyo social, el aumento de los servicios preventivos y la coordinación entre la administración, el tercer sector y los diferentes agentes del país, tal como detalla el informe De reducir el sinhogarismo a la mitad, a terminar con él de la Building and Social Housing Foundation. El caso de Finlandia apunta que #nadiedurmiendoenlacalle es posible y que aquí también lo podemos conseguir con políticas públicas, recursos más eficaces y coordinación entre los agentes públicos y privados.

¿Cuáles son les claves del éxito finlandés?

1. El compromiso del gobierno

En 29 años, el sinhogarismo en Finlandia se ha reducido en más de un 60%, con una disminución importante del número de personas que llevan mucho tiempo viviendo en la calle. Una de las razones principales ha sido la implementación de un Programa Nacional de reducción del sinhogarismo cronificado, que impulsó el gobierno en 2008 apostando por la vivienda estable. Con una inversión de 67,6 millones de euros públicos, la estrategia nacional se ha centrado en crear 1.724 pisos para personas sin hogar, y al mismo tiempo mejorar los servicios de prevención y acompañamiento. Desde 2008, se ha conseguido reducir el sinhogarismo cronificado en 1.350 casos.

 

2. La coordinación entre los agentes nacionales

La coordinación entre el gobierno, los municipios y las entidades sociales es una de les claves del éxito de Finlandia. Por un lado, la definición de metas nacionales ambiciosas ha dado una dirección al esfuerzo colectivo. Y, por otro, la creación de un programa público ha permitido a los municipios alinear sus prioridades locales y a las entidades coordinar sus esfuerzos para aumentar la oferta de vivienda y el desarrollo de nuevos servicios de acompañamiento a las personas.

 

3. La apuesta para la vivienda estable

La entidad finlandesa Y Foundation, proveedora de viviendas sin ánimo de lucro, ha jugado un rol central en la reducción del sinhogarismo en Finlandia. También ha contribuido a disminuir drásticamente el sinhogarismo cronificado apostando por la vivienda estable. En 2015, la Y Foundation operaba en más de cincuenta ciudades finlandesas, ofreciendo pisos en propiedad con alquileres asequibles para implementar el modelo Housing First. Este modelo apuesta por proveer una vivienda como primer paso y, una vez la persona tiene un hogar, se le ofrece apoyo social para afrontar el resto de situaciones.

La organización ha incrementado su parque de vivienda gracias a la adquisición de pisos de alquiler privado y a la construcción de nuevos alojamientos de alquiler social. Actualmente, la Y Foundation ha puesto a disposición más de 6.500 pisos para el alojamiento de personas sin hogar, la mitad de los cuales se ha destinado a ofrecer un hogar a las personas que llevan mucho tiempo durmiendo al raso.

 

4. La conversión de antiguos albergues en hogares individuales

Una de les claves del éxito ha sido destinar el financiamiento público a convertir los albergues para personas sin hogar existentes en pisos individuales de estancia permanente y con seguimiento social continuado. Un ejemplo de esta conversión es el servicio Alppikatu Housing First, en la ciudad de Helsinki, un antiguo refugio de emergencia con más de 500 camas que se reformó para construir 80 apartamentos que siguen el modelo Housing First.

 

5. El aumento de los servicios preventivos

Desde 2012, la estrategia nacional se enfoca también en la prevención. El aumento de la inversión en servicios preventivos ha permitido contratar 350 trabajadores para mejorar el acomopañamiento a las personas y se ha iniciado un servicio de asesoramiento que ha ayudado a prevenir más de 200 desahucios cada año.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *