La mayoría de las personas que leeremos esta memoria tenemos cerca una llave que, si la olvidáramos en algún lugar, nos generaría incomodidad. No nos podemos imaginar lo que supone que se acabe el día y no tener esta llave que abre la puerta de nuestro hogar y de nuestra intimidad personal o familiar. Os lo explicamos en la memoria anual 2016.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *