Actualmente no sabemos cuántas personas sin hogar hay en Cataluña. Algunas de ellas duermen en la calle, otras pasan la noche en alojamientos temporales como un albergue, una prisión o un centro de menores, otras viven en asentamientos o no disponen de una vivienda segura. Todas ellas son personas sin hogar según la categoría europea ETHOS, pero no tenemos datos fiables para dimensionar la problemática en nuestro territorio.

A continuación, os presentamos los pocos datos que existen sobre las personas sin hogar en Cataluña.

  • A nivel local, provienen de la administración y de los recuentos realizados en distintos municipios, que permiten hacer una fotografía del número de personas que duermen en la calle en un municipio determinado en una noche determinada.
  • A nivel catalán, los datos surgen de un informe sobre población mal alojada de la Agencia Catalana de la Vivienda. Se trata de información parcial ya que el informe solo recoge casos atendidos por los servicios públicos relativos al año 2014 y no tiene en cuenta, por tanto, a las personas que fueron atendidas exclusivamente por las entidades sociales privadas.

Que sabemos

Personas que viven en la calle

Personas que duermen al raso, bajo cubierto, en vehículos o en cajeros.

En la ciudad también encontramos menores extranjeros que han hecho solos el trayecto migratorio hacia Europa y se encuentran en situación de sinhogarismo. Son niños y jóvenes que se alojan en centros de acogida tutelados y que en algunas situaciones terminan viviendo en la calle porque se escapan de los centros o porque cumplen la mayoría de edad y se encuentran sin permiso de trabajo y sin ningún tipo de protección. Durante el 2016, el Ayuntamiento de Barcelona ha atendido 146 menores no acompañados, un 21% de los 684 que llegaron a Cataluña el año pasado.

  • En Lleida, se han contabilizado 71 personas durmiendo en la calle durante el último recuento, realizado en abril de 2016. Además, durante el verano se añade una problemática específica. Se trata de las personas que llegan a la ciudad para trabajar en la campaña de la fruta y no disponen de un techo donde pasar las noches. Este año, 736 temporeros han solicitado alojamiento residencial de urgencia.
  • Además, también sabemos que 60 personas duermen en la calle en Girona, 49 en Tarragona, 39 en Badalona, 40 en Mataró y 16 en Sant Adrià del Besòs. Son cifras de mínimos, obtenidas a partir de los recuentos realizados en estos municipios entre este año y el año pasado. Si los sumamos, sabemos que al menos 1.301 personas duermen en la calle en siete municipios catalanes.
  • En Cataluña, en 2014 se contabilizaron 5.433 situaciones de sin hogar, según el informe de la Agencia Catalana de la Vivienda. Este dato incluye no sólo a las personas que dormían en la calle, sinó también a las que lo hacían en refugios nocturnos. Como hemos comentado anteriormente, se trata de información facilitada por los servicios municipales y no tiene en cuenta a las personas que únicamente han sido atendidas por las entidades privadas.

Personas que viven en asentamientos

Personas solas o familias con niños que viven en estructuras temporales situadas en solares o fábricas desocupadas.

  • En Barcelona, 419 personas residen en 62 asentamientos irregulares, según datos de la Oficina del Plan de Asentamientos Irregulares (OPAI), del mes de febrero de 2017.
  • En Cataluña, en 2014 se contabilizaban como mínimo 7.682 casos de personas que vivían en viviendas inadecuadas como barracas, alojamientos sobre ocupados o sin suministros básicos.

Personas en recursos públicos y privados

Personas que duermen en albergues, centros de acogida, refugios de baja exigencia, habitaciones de realquiler, pensiones y viviendas con apoyo social, entre otros recursos residenciales de la administración o las entidades sociales.

  • En Barcelona, la noche del 17 de mayo se contaron 1.954 personas durmiendo en recursos residenciales públicos y privados de la Red de Atención a Personas Sin Hogar, 124 en Girona y 124 en Lleida, según los recuentos realizados. También sabemos que en Barcelona hay 1.120 plazas públicas de alojamiento para personas sin hogar.
  • En Cataluña, el informe de la Agencia Catalana de la Vivienda registró a 1.139 personas durmiendo en refugios públicos de baja exigencia y a 8.634 vivendo en albergues o en centros de acogida públicos durante el 2014.

También contamos con datos más amplios que incluyen otras situaciones de sinhogarismo. En Barcelona, más de 12.000 personas sufrían exclusión residencial durante el 2014, según el Plan de lucha contra el sinhogarismo. Hacen referencia a personas que vivían en la calle, personas sin hogar y personas que vivían en viviendas inseguras o inapropiadas. También sabemos que en Cataluña durante el 2014 se registraron 48.454 casos de mal alojamiento y que 26.705 de los cuales hacen referencia a personas que vivían en viviendas inseguras, que no podían pagar el alquiler, tenían una orden de desahucio o sufrían violencia doméstica.

que no sabemos

Disponemos de datos parciales y desactualizados sobre la realidad de las personas sin hogar en Cataluña que nos muestran la punta del iceberg de la exclusión residencial pero no nos permiten obtener una radiografía exacta y real de la problemática.

En Cataluña, existen casos de sinhogarismo que no se están contabilizando. No tenemos datos, por ejemplo, de las personas que viven bajo amenaza de desahucio y tienen que abandonar su casa, personas que viven en viviendas sin permiso de habitabilidad, personas que viven en pisos sobreocupados o en casa de amigos y familiares.

También encontramos a personas que sufren exclusión residencial pero no se contabilizan como personas sin hogar porque no se está abordando la problemática desde el prisma del derecho a la vivienda. Se trata, por ejemplo, de las personas inmigradas que se alojan en centros de internamiento o de las mujeres que han sufrido violencia de género y viven en recursos temporales. En esta línea, tampoco sabemos cuántas personas que están en la prisión, en una institución sanitaria o en un centro de menores sufrirán exclusión residencial cuando salgan de estos centros.

que queremos

La ley catalana del derecho a la vivienda reconoce varias situaciones de sinhogarismo. Por ejemplo, cuando “la persona no dispone de un domicilio, vive en la calle o en un espacio no apto como vivienda”. También cuando “las personas han sido objeto de un proceso de desahucio motivado por la imposibilidad acreditada de satisfacer el alquiler”. Se trata de una realidad reconocida pero no conocemos su dimensión con exactitud. Se necesitan:

  • Datos más fiables sobre la realidad de las personas que duermen en la calle o sufren situaciones de infravivienda en Cataluña. Dimensionar la problemática es el primer paso para poner solución al sinhogarismo. Hacen falta criterios comunes de recogida de datos, así como recuentos periódicos para disponer de información actualizada.
  • Una política continuada sobre personas sin hogar en Cataluña. El Gobierno catalán está desarrollando un marco común para dar respuesta a la problemática del sinhogarismo, conjuntamente con las entidades sociales y las administraciones locales y regionales. La Estrategia Integral para el Abordaje del Sinhogarismo en Cataluña se prevé implementar a partir del 2018 desde un enfoque integral y conjunto en todo el territorio.

 

Más información

Los datos que aparecen en la noticia provienen de las siguientes fuentes de información:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *