Las noches del 6, 7 y 8 de junio, volvemos a salir por las calles de Barcelona para entrevistar a personas que duermen en la calle. Les preguntaremos cuánto tiempo hace que viven al raso, si sufren o no violencia y sobre su estado de salud, entre otros. El objetivo es contar con información cualitativa y útil para afrontar de manera más eficaz la problemática del sinhogarismo. Necesitamos 500 personas voluntarias.

información

¿Qué haremos?

Los días 6, 7 y 8 de junio, entre las doce de la noche y las 5 de la madrugada, recorreremos las calles de Barcelona para entrevistar a personas que duermen al raso. Saldremos en parejas para preguntar a las personas cuál es su realidad, si tienen que ir a menudo al médico, si han sufrido agresiones o si se encuentran en situación administrativa irregular, entre otras. Toda esta información nos servirá para determinar qué grado de vulnerabilidad sufren las personas que viven en la calle.

¿Por qué volvemos a hacer un censo?

El año pasado hicimos un censo de estas características por primera vez en Barcelona. Un total de 348 personas que viven al raso hablaron con nosotros y gracias a sus respuestas supimos, por ejemplo, que, de media, las personas entrevistadas hace 3 años y 9 meses que no tienen un hogar estable y que 1 de cada 3 ha recibido atención médica en urgencias. Repetir el censo nos ayudará a saber cómo evoluciona el grado de vulnerabilidad de las personas que viven en la calle y a actuar como entidad y como ciudad.

¿Cuál será la labor de las personas voluntarias?

El censo no se podría hacer sin la aportación de las personas voluntarias. La idea es que parejas de voluntarios recorran las zonas de Barcelona que acogen más personas durmiendo al raso y que conversen con ellas sobre su situación de calle. Se necesitan voluntarios y voluntarias que sepan catalán, castellano, inglés, rumano, marroquí o polaco. Aquí podéis ver la experiencia de las personas voluntarias del año pasado.

 

Objetivo

¿Qué es un censo y qué es un recuento?

Un recuento es una fotografía del número de personas que duermen en la calle en un municipio determinado en una noche determinada. El resultado es una cifra de mínimos porque seguramente habrá más gente que no encontraremos. En Cataluña se hace en Barcelona desde hace años y también se han empezado a hacer en otros municipios. En un censo, en cambio, se recoge información cualitativa sobre la situación de estas personas que sirve para detectar situaciones de vulnerabilidad y saber qué recursos se necesitan para promover el acceso a la vivienda y mejorar la atención a la persona.

 

¿Quién más hace censos?

Arrels impulsa el censo de personas sin hogar en Barcelona en el marco de la European End Street Homelessness Campaign, una iniciativa impulsada por la organización británica Building and Social Housing Foundation (BSHF) que tiene como objetivo acabar con el sinhogarismo de calle antes del año 2020 y que apuesta por tres herramientas útiles: los recuentos, los censos y el modelo Housing First de acceso a la vivienda.

En el marco de esta campaña, Valencia, Westminster, Croyodon y Barcelona organizaron el año pasado un censo de personas sin hogar. Este 2017, en Barcelona lo volvemos a repetir y se suman las ciudades de Bruselas (Bélgica), Budapest (Hungría) y Brighton, Torbay y Leicester (Inglaterra). En países como Canadá y Estados Unidos también se utilizan los censos de personas sin hogar desde hace años como herramienta para obtener información fiable sobre la realidad de las personas que duermen al raso y diseñar políticas y recursos.

 

Más información:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *