Joan Yago es un dramaturgo barcelonés, autor de obras como You say tomato o Fairfly, ganadora del último Premio Butaca al Mejor Texto Teatral. Hace aproximadamente un año decidió sumarse al proyecto Sis personatges del Teatre Lliure y Arrels, y ha escrito el texto a partir de un largo proceso conjunto con las cinco personas que saben qué es dormir en la calle y que suben al escenario para explicarlo. Joan explica que esta experiencia le ha cambiado la visión del sinhogarismo y cree que es un espectáculo que debería ver todo el mundo.

 

Sis personatges – Homenatge a Tomás Giner se estrenó en el Teatre Lliure el 30 de mayo y se acaba de prorrogar hasta el 17 de junio. ¿Cómo han ido estos primeros días de función?

Desde las primeras previas con público hemos tenido muy buenas sensaciones y todo el mundo sale encantado. Este es un proyecto mucho más largo que una producción teatral habitual, y todo el equipo artístico y técnico nos preguntábamos cómo se vería desde fuera. La respuesta ha sido muy positiva y muy emocionante. El público recibe muy bien el trabajo que hemos hecho todos. Muy bien significa que ríen, lloran, se enfadan y se replantean cosas de la sociedad en que vivimos y algunas de las decisiones individuales que tomamos.

 

¿Cuál es el objetivo de la obra?

sis-personatges-pase-23-05-2018-39Para mí, lo más importante era empoderar nuestros actores fantásticos, que están trabajando a nivel profesional y están teniendo un gran recibimiento. Quería que estuvieran bien, que se lo pasaran bien, que tuvieran la porción de poder dentro del proyecto para decidir qué historia querían contar. Y también que fuera un reto para ellos, que aprendieran algo en los siete meses de trabajo, que no se limitaran a hacer lo ya sabían y superáramos juntos los problemas.

Yo siempre pienso mucho en el público pero en este caso, por primera vez, no ha estado en la posición principal. Este ha sido el éxito, que no es una obra de una persona, ni mía ni del director. La hemos hecho entre todos, hemos trabajado juntos y nos hemos ayudado mucho.

 

¿Y qué mensaje queríais transmitir? ¿Qué crees que aporta a los espectadores?

El espectáculo habla de una realidad que no desconoces, la gente sabe que en Barcelona hay gente viviendo en la calle porque los vemos cada día. Pero creo que los ciudadanos nos hemos hecho muy pocas preguntas sobre estas personas. Simplemente los hemos aceptado como parte del paisaje urbano, como si formaran parte del contrato. Pero no nos preguntamos qué les pasa, qué ha fallado, en qué hemos fallado nosotros para que acaben así. Queríamos hacer esta reflexión de una manera muy viva, desenfadada y humana, no desde el drama y la tragedia individual. La ciudad en la que vivimos es consecuencia de lo que hemos hecho todos en los últimos años, por activa o por pasiva. Esto es un canto a la reflexión global, desde las grandes decisiones hasta los pequeños gestos que hacemos cotidianamente.

 

Tú has escrito el texto pero antes habéis trabajado mucho con los actores protagonistas: Jesús, Valerio, Martí, Enric y Hans. ¿Cómo ha ido este proceso de creación colectiva?

img_5007

Para mí ha sido un proceso divertidísimo, inolvidable y muy difícil porque no lo había hecho nunca. Tiene más que ver con la extracción, con un trabajo casi periodístico, que no con la creación. La verdad es que sentía un gran respeto, en muchos momentos me he sentido como un impostor. Casi todos estábamos haciendo cosas que no habíamos hecho nunca y esto nos ha hecho trabajar con mucha energía pero también con mucha incertidumbre.

 

No me gusta decir que el espectáculo es un resultado de sus biografías, sino un homenaje a sus vidas. A sus vivencias, su imaginario, sus ideas y sueños, a su personalidad, sus historias y sus anécdotas. Va más allá del trabajo puramente biográfico. Personalmente, en el proceso de las entrevistas fui con pies de plomo, porque no quería entrar en territorios que no fueran sanos para ellos. En esto ha sido fundamental el trabajo de Alicia G. Reyero como formadora artística, porque ha trabajado todos los días sobre el terreno y ha gestionado los momentos más complicados. Ella tenía la experiencia que a los miembros del equipo nos faltaba, sin ella no habría sido lo mismo. También agradecemos mucho el trabajo de Juan Lemus y de otros miembros de Arrels.

 

¿Cómo surge la idea de Sis personatges?

El proyecto nace de la voluntad del Teatre Lliure y del director Juan Carlos Martel de impulsar un espectáculo con usuarios de Arrels en el escenario. Desde mayo-junio del año pasado le estuvimos dando vueltas pero nadie tenía claro qué historia queríamos contar. Entendimos que no podíamos decidir qué explicaría la obra si ni siquiera conocíamos a los protagonistas. A partir de octubre empezamos el trabajo con ellos y les preguntamos qué obra querían hacer y qué temas querían tratar. De manera más explícita o más de fondo, aparecieron temas como la vida en la calle, las drogadicciones, la infancia, la Barcelona pre-olímpica… Pasamos un período de caos con muchísimo material hasta que un día se nos reveló la presencia de Tomás Giner, el recurso narrativo que nos permite transitar por todas estas cuestiones.

 

“He vivido el despertar de un sentimiento de intolerancia”

¿Crees que has cambiado la manera de ver a las personas sin hogar?

Sí. La cuestión del sinhogarismo hacía tiempo que me interesaba, pero, sinceramente, de una manera pasiva, no había movido un dedo para arreglar el problema. Ahora estoy mucho más implicado en la causa, he vivido el despertar de un sentimiento de intolerancia. Esto no puede ser, no es humano, no es justo. Nos tenemos que oponer con todas las fuerzas, no puede seguir pasando, no lo podemos asumir como normal y tenemos que trabajar para que nadie duerma en la calle. He tenido un viaje muy bestia que me ha llevado a darme cuenta que las personas están en la calle por causas muy distintas, desde temas familiares hasta motivos políticos.

img_4148Siempre me hago la misma pregunta: cuando les explique a mis nietos que en todos los cajeros automáticos de Barcelona había una o dos personas durmiendo todas las noches, creo que ellos me podrán dar dos respuestas: “¿Cómo es posible?” o “¿Sólo dos personas?” Es decir, en el futuro será algo bárbaro y ridículo o será el pan de cada día?

 

 

¿Qué crees que puede aportar el teatro?

Creo que el teatro en Arrels es una actividad transformadora. Lo he visto, he visto como les ha ayudado a ellos y como nos ha ayudado a nosotros. Hay gente que está mucho más preparada que yo para hacer este trabajo, pero me gustaría seguir colaborando. Si a través del teatro podemos contribuir a hacer que el mundo de un poco menos de asco, aquí estoy!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *