Pablo Martínez y Mar Santamaría, arquitectos urbanistas de la empresa 300.000 km, contactaron con Arrels ofreciéndose a elaborar los mapas de Barcelona para utilizarlos en el recuento de personas que duermen en la calle de este año. ¿El objetivo de estos mapas? Facilitar el trabajo de campo de los voluntarios y el posterior análisis de los datos recogidos.

¿Por qué quisísteis participar?
El año pasado, cuando hicísteis el recuento, vimos por la televisión que los voluntarios trabajaban con mapas poco claros y que prácticament no se veían. Pensamos que a la luz de una farola debía de ser muy difícil la visibilidad, y que nosotros podríamos colaborar en hacerlo un poco más fácil. Nos pusimos en contacto con Arrels para ofrecer nuestros servicios.

¿En qué consiste el trabajo que habéis hecho?
De hecho es muy sencillo. Hacemos mapas que tengan un buen contraste y a una escala que se vean bien, donde están marcadas las zonas edificadas y las que no. Aparecen los cajeros automáticos y los espacios públicos, así como parques y otras zonas verdes. También hemos marcado bancos, senderos, vegetación… y lo hacemos de forma ordenada y automatizada. Así, si tenemos que hacer algún cambio, es mucho más fácil.

¿Habéis añadido algún elemento más?
Sí, hemos añadido el código de barras y el código QR. Así la documentación se puede escanear directamente y los datos se pueden procesar y analizar más fácilmente.

¿En qué creeis que facilitará el recuento?
Ayudará a que la gente haga bien el trabajo de campo. Si los mapas son claros, con los nombres de las calles legibles y con toda la información que se pueda aportar sobre las diversas zonas, se facilita su lectura y por tanto el recorrido. De esta manera no se pierde ningún detalle ni rincón que pueda ser interesante. Esta precisión puede facilitar también llegar a zonas más inaccesibles.

¿Habéis cartografiado toda Barcelona?
Sí, en la cartografia que hemos preparado estará la ciudad completa, sin excepciones.

¿Qué otros usos sociales puede tener la cartografía?
Es una pregunta compleja que tiene muchos frentes. Creemos que es una herramienta de empoderamiento social muy importante. Te permite conocer el territorio, saber dónde poner un edificio que tiene un impacto social. Te da un conocimiento morfológico del terreno, cómo se comporta un determinado barrio y qué tipo de gente vive. En resumen, cómo se utiliza la ciudad. Todo ello contribuye a conocer bien las urbes y poder mejorarlas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *