350 historias que cuentan y que gritan #nadiedurmiendoenlacalle


Un padre y un hijo que viven en la calle desde que llegaron a Barcelona hace dos meses, una pareja que lleva quince días desahuciada y duerme al raso, un joven que vino buscando un futuro mejor y que no consigue cubrir las necesidades más básicas… Unas 350 personas que viven en la calle en Barcelona nos han explicado su situación esta pasada noche, en el marco de la encuesta a personas sin hogar que hemos organizado. Lo hemos hecho gracias a la implicación de más de 500 personas voluntarias. Os lo explicamos.

A las doce y cuarto de la madrugada, Joan, Manel, Sheila y Laia enfilan la calle Tarragona para adentrarse en las calles de l’Esquerra del Eixample y saber si hay personas que duermen en la intemperie en esa zona. Los bares comienzan a cerrar, pero todavía se ven grupos de personas charlando y algunos turistas que pasean. En pocas calles, encuentran a un hombre que duerme protegido por unas cajas de cartón y que les explica que está muy cansado de pasar todo el día al raso; unas esquinas más allá, una pareja descansa en la entrada de un edificio en obras y, subiendo hacia la avenida Roma, ven a un chico tumbado en un banco que les dice que quiere responder a sus preguntas.

Unos metros más arriba, otro grupo de voluntarios se sienta en un banco con Miguel. También duerme en la calle, en la entrada de un local donde protege sus pertenencias con unos cartones. “Me puedo duchar dos días a la semana pero no suelo comer caliente; cuando vives en la calle es difícil tener un sitio para cocinar. El móvil me dejan cargarlo en la cafetería donde, cada mañana, voy a tomar un café”, explica. Uno de los voluntarios le pregunta cómo se encuentra de salud, si en los últimos meses ha sufrido alguna agresión, si alguien le ayuda. “Me han robado varias veces mientras dormía o iba a la fuente… el móvil, la ropa, ¡hasta una bolsa de basura!” Y añade: “En el barrio, sin embargo, hay muchos vecinos que me ayudan, las tengo aprecio”.

Durante la pasada noche, más de 500 voluntarios y voluntarias han salido por las calles de Barcelona para contabilizar y encuestar a las personas que viven al raso. Han recorrido barrios como La Bordeta, l’Esquerra de l’Eixample, El Parc i la Llacuna, el Gòtic, Les Corts, el Fort Pienc, Horta y el Coll i la Teixonera, entre otros. Han preguntado cuánto tiempo llevan viviendo en esta situación, si en algún momento han vivido en un centro de protección a la infancia o si han estado en prisión, qué estado de salud tienen y si han necesitado acudir al médico en los últimos meses, si tienen apoyo de un trabajador/a social o si han sufrido algún tipo de agresión física o verbal.

Un joven que vino solo desde Tánger y que ahora duerme en las calles del barrio de Sant Antoni nos ha explicado que sin la documentación y con la situación administrativa irregular le resulta muy complicado encontrar trabajo y que le cuesta cubrir las necesidades más básicas. Un grupo de personas duermen juntas en un parque del Fort Pienc porque se sienten más protegidas. Un hombre que ha sufrido violencia llora mientras nos dice que empezó a beber alcohol para aguantar la dureza de vivir en la calle. Una pareja relata que viven en la calle desde hace dos semanas porque, por diferentes motivos, les han echado del piso donde vivían. Junto a la Gran Via, un joven de 21 años comenta que vive en la calle con su padre de 69 años y expresa que quisiera tener un trabajo. En total, unas 350 personas que viven en la calle en Barcelona han respondido a nuestras preguntas.

Una encuesta sobre derechos vulnerados

Las más de 40 preguntas de la encuesta realizadas esta madrugada se refieren a la situación de cada persona que vive en la calle, pero también hablan de derechos vulnerados y de causas estructurales, como la Ley de Extranjería, los problemas de acceso a la vivienda o las dificultades para tener ingresos estables y dignos. “La intención es conocer la realidad de las personas que viven en la calle, tener información de calidad y, al mismo tiempo, romper estigmas y acercar esta realidad tan dura a los vecinos y vecinas de Barcelona que tienen un hogar”, afirma Ferran Busquets, director de Arrels. En este sentido, este año hemos evolucionado la encuesta para saber más sobre la situación jurídica y administrativa de las personas, qué formación tienen y qué tipos de violencia sufren por el hecho de vivir en la calle, entre otras.

Gracias a las respuestas recogidas en las entrevistas que hicimos el año pasado, sabemos que el número de personas que viven en la calle en Barcelona desde hace más de dos años ha aumentado hasta el 47%, que el 43% tiene algún problema de salud y que el 44% de las personas no habían tenido contacto con ningún trabajador/a social en los seis meses previos a la encuesta. Con la acción de esta pasada noche, actualizaremos todas estas cifras.

“Una herramienta pera acercarnos cada día a las personas sin hogar”

Ésta es la séptima vez que salimos a encuestar a personas que viven en la calle en Barcelona y que lo hacemos gracias a la implicación de la ciudadanía. Muchas de las personas voluntarias que se han sumado este año habían participado en anteriores encuestas y para otras era la primera vez.

“Creo que si estuviera en su situación, si viviera en la calle, agradecería que la gente se preocupara por mí y me preguntara cómo estoy”, explica Alberto, voluntario en l’Esquerra de l’Eixample. Para Fran, que vive en la calle y que esta noche también ha participado de voluntario en la acción, se trata de hacer “algo útil, recordar que somos personas y tenemos derechos. No es sólo contar cuántas personas viven en la calle sino hacerlo y hablar con ellas desde el corazón”.

Para Laia, que ha recorrido como voluntaria el barrio de Sant Antoni, la experiencia de hoy ha sido también “una herramienta para saber cómo dirigirnos a las personas que viven en la calle, cómo acercarnos a ellas y acercarnos todos los días”. En diferentes barrios de la ciudad, de hecho, muchos vecinos y vecinas han participado como voluntarios esta noche porque ya conocían a personas que viven al raso cerca de su casa o para hacer un primer acercamiento.

Más información:

Leave a Reply

Your email address will not be published.