Si algo ha evidenciado la covid19 es que tener un hogar es fundamental. La pandemia nos ha hecho trabajar, por primera vez, desde la emergencia, sin dejar de lado el acompañamiento que ya veníamos haciendo a las personas sin hogar que atendemos. Durante 2020 hemos atendido a 2.628 personas. Más de 2.100 han pasado por nuestro centro abierto buscando servicios básicos y orientación y hemos visitado directamente en la calle a 681 personas que viven al raso, un 26% más que el año 2019. Gracias al apoyo de muchos socios y donantes hemos podido garantizar un alojamiento estable a 235 personas. Compartimos los datos de nuestra memoria 2020.

Nos hemos centrado en las personas

  • Hemos atendido a 2.628 personas, 1.170 de las cuales por primera vez.
  • Esta cifra es ligeramente superior a la del año anterior, ya que en 2019 atendimos a 2.592 personas; durante 2020 hemos mantenido la atención a las personas a pesar de las restricciones de aforo en nuestros espacios y a las dificultades vinculadas a la pandemia. También significa un 39% más de personas que hace tres años.
  • La mayoría (88%) son hombres y el 12% son mujeres.
  • Desde la creación de Arrels en 1987 hemos atendido a más de 16.000 personas.

Hemos salido a la calle

  • Hemos visitado directamente en la calle a 681 personas que viven al raso en Barcelona, un 26% más que en 2019. En total, el equipo de calle de Arrels ha realizado 6.530 visitas.
  • El equipo de calle ha recorrido sobre todo seis zonas de Barcelona: Ciutat Vella, Eixample, Sants-Montjuïc, Gràcia, Sant Andreu y Sant Martí. También se ha desplazado por el resto de la ciudad en casos puntuales de personas en situación de mucha vulnerabilidad.
  • Durante el confinamiento estricto, en mayo de 2020, salimos por las calles de Barcelona durante una noche para saber cuántas personas dormían al raso en ese momento. Contabilizamos a 1.239 personas viviendo en la calle.
  • En noviembre de 2020, centenares de personas voluntarias salimos de nuevo a la calle durante una noche para entrevistar a las personas que vivían al raso en la ciudad. Encuestamos a 367 personas, la mitad de las cuales nos explicó que su situación había empeorado desde la llegada de la covid-19.

Hemos alojado

  • Hemos garantizado alojamiento estable a 235 personas.
  • Veinte personas sin hogar han comenzado a vivir en un piso durante 2020.
  • Hemos seguido apostando por la vivienda estable y por el acompañamiento de las personas, en un año difícil por la pandemia y en el que el sentimiento de soledad ha aumentado.
  • Hemos destinado el 53% del presupuesto a garantizar el alojamiento y el apoyo social a las personas.

Hemos ofrecido servicios útiles

Por el espacio de acogida de Arrels, donde las personas que viven en la calle pueden descansar y encuentran servicios útiles, han pasado 2.139 personas; la cifra es muy similar a la del año 2019, a pesar de las restricciones de aforo a causa de la covid-19.

  • Un total de 499 personas han utilizado el servicio de ducha.
  • Hasta 1.379 personas han utilizado el ropero.
  • 456 personas han guardado su bolsa en el servicio de consigna de manera estable (en Barcelona no hay servicios públicos de consigna donde las personas que viven en la calle puedan dejar sus pertenencias).
  • 796 personas han venido a nuestro centro abierto pidiendo asesoramiento y orientación sobre los recursos que existen en Barcelona dirigidos a personas sin hogar.

Hemos acompañado

  • Hemos acompañado a más de 300 personas a la red de atención sanitaria, de atención a la salud mental y a la red de atención en adicciones.
  • Hemos defendido los derechos de las personas; el equipo jurídico de Arrels ha ofrecido asesoramiento jurídico a 200 personas.
  • Hemos recordado 70 personas sin hogar que nos han dejado, junto con otras entidades y servicios de la ciudad. En Arrels conocíamos directamente 41 de estas personas, a las cuales hemos acompañado en la muerte, en un contexto de pandemia.

Hemos trabajado en equipo

  • Arrels no se entendería sin el equipo de voluntariado. En 2020 hemos contado con la implicación de 426 personas voluntarias que han participado de manera continuada en servicios de atención a las personas, en tareas administrativas, de mantenimiento o de sensibilización.
  • Otras personas han colaborado de manera puntual durante los meses de confinamiento, en periodos de verano y Navidad, o en acciones puntuales como el recuento y la encuesta que organizamos desde Arrels en mayo y noviembre de 2020, respectivamente. En total, casi 2.200 personas han colaborado como voluntarias durante el año.
  • La continuidad en la atención se ha proporcionado con la implicación de 78 trabajadores y trabajadoras con perfiles muy diversos.
  • Muchas gracias también a las 5.097 personas socias y donantes, y a las 270 empresas, colectivos y entidades porque con su implicación hemos podido sostener los proyectos de Arrels.

Las cuentas claras

El total de ingresos el año de 2020 ha sido de 5.006.356,94 euros.

  • Financiación pública: 42%.
  • Financiación privada: 58%.

El 79% del presupuesto se ha invertido en atender directamente las personas sin hogar, especialmente en cubrir las necesidades de alojamiento y apoyo social (53%), en servicios de primera acogida (18%), el taller ocupacional (5%) y costes directos relacionados con proyectos y materiales contra la covid-19 (3%).

Consulta toda la información económica.

Hemos avanzado para hacer posible #nadiedurmiendoenlacalle

 

  • Rutas de emergencia. Durante el confinamiento estricto, creamos un equipo de emergencia que salió cada tarde para entregar a casi 500 personas sin hogar más de 1.900 kits sanitarios y certificados para evitar sanciones.
  • Orientación a la ciudadanía. Durante las primeras semanas del estado de alarma, habilitamos una línea telefónica y más adelante un chat para ofrecer información práctica a la ciudadanía. Hasta finales del año 2020, hemos atendido unas 600 consultas.
  • Recordar y denunciar. Tener que vivir en la calle acorta los años de vida. En 2020, 12 entidades hemos recordado a 70 personas sin hogar que nos han dejado en Barcelona. De mediana tenían 56 años de edad.
  • Defensar derechos. No poder confinarse ha agravado la sensación de inseguridad. En Arrels hemos dado apoyo a personas que han estado sancionadas y somos acusación popular en el caso de tres víctimas de homicidio.
  • Acompañamiento más intenso. Hemos intensificado nuestra atención en la calle, pero también en nuestro centro abierto y en los alojamientos que gestionamos, para acompañar las personas durante la pandemia. También hemos intentado acompañar personas en hospitales y residencias.
  • Hem escuchado. En mayo de 2020 hicimos un recuento y localizamos 1.239 personas durmiendo al raso en Barcelona. Unos meses más tarde, en noviembre, volvimos a salir a la calle y entrevistamos 367 personas para conocer su situación; la mayoría nos explicó que su situación había empeorado.

¿Quieres colaborar?

Contamos contigo para seguir avanzando en el reto #nadiedurmiendoenlacalle. ¡Colabora!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *