Un día para decir a Europa que es posible #nadiedurmiendoenlacalle


Hoy, 10 de octubre, conmemoramos el día mundial de las personas sin hogar. Las entidades que formamos parte de la campaña europea para acabar con el sinhogarismo explicamos a nivel local que es posible conseguir que nadie tenga que dormir en la calle. En Europa el número de personas sin hogar no para de crecer. Pero países como Finlandia y Noruega marcan la diferencia y muestran que con compromisos políticos y los recursos adecuados es posible conseguirlo.

¿Cuántas personas viven en la calle en Europa? Las entidades que formamos parte de la campaña europea para acabar con el sinhogarismo (impulsada por World Habitat) no tenemos respuesta. No hay una cifra global porque las metodologías que se utilizan en cada país son diferentes. Por eso organizamos acciones para conocer la realidad de las personas que viven en la calle en varias ciudades de Europa, como el censo en Barcelona. Hoy, 10 de octubre, conmemoramos el día mundial de las personas sin hogar y no nos cansamos de decir que es posible conseguir #nadiedurmiendoenlacalle.

Desde los municipios hacia Europa

Hoy en Bratislava las calles de la ciudad se llenarán de actividades para concienciar sobre la problemática del sinhogarismo en Eslovaquia. En Torbay y en Croydon (Inglaterra) las entidades sociales promoverán la implicación de las empresas locales en la lucha contra el sinhogarismo. En Brighton centrarán el día mundial en la importancia del voluntariado y en Leicester pondrán en valor la experiencia de personas que antes vivían en la calle y ahora tienen un hogar. Son ejemplos de una campaña europea descentralizada. El objetivo es organizar acciones locales e implicar al conjunto de la sociedad en las respuestas al sinhogarismo, a corto y a largo plazo. En Barcelona dentro de pocas semanas celebraremos por primera vez Intempèrie, un maratón musical y artístico para sensibilizar a la ciudadanía. ¡Apuntaros en la agenda el 23 de noviembre!

Finlandia y Noruega sí reducen el sinhogarismo

La exclusión residencial al conjunto de Europa es muy preocupante. Tal y como denuncia un estudio reciente de las organizaciones FEANTSA y Abbé Pierre, en Europa “no todo el mundo se beneficia de nuestro renovado crecimiento [económico]” y está habiendo “una disminución significativa de la ambición europea de luchar contra la pobreza”. Los hogares europeos invierten casi una cuarta parte de sus ingresos, el 24%, a pagar la vivienda. Y para el 38% de los hogares el gasto supera el 40% de los ingresos. Ante esta situación, las dos organizaciones se preguntan qué entienden las instituciones para cohesión europea. “La Unión Europea tiene una responsabilidad para con las personas que sufren sinhogarismo y exclusión residencial”, recuerdan.

Mientras que en la mayoría de países europeos el sinhogarismo no para de crecer, Finlandia y Noruega marcan la diferencia. En Finlandia durante los años 80 contabilizaron más de 20.000 personas sin hogar. Desde entonces, una estrategia conjunta entre los diferentes niveles de las administraciones públicas y las entidades sociales para hacerle frente —siguiendo el modelo Housing First— ha proporcionado un hogar a unas 12.000 personas. La problemática no está del todo erradicada y todavía queda camino dar respuesta a unas 6.600 personas y 200 familias sin hogar. En el caso de Noruega, el número de personas sin hogar también se ha reducido: de más de 6.000 en 2012 a poco menos de 4.000 en 2016.

Aquí también es posible #nadiedurmiendoenlacalle

En Barcelona sabemos que hay más de 3.800 personas sin hogar, de cuales unas 1.200 duermen en la calle cada noche. En Catalunya no tenemos datos actualizados, pero los once municipios que han organizado recuentos (acogen el 40% de la población catalana) suman más de 1.500 personas durmiendo en la calle. Una cifra que sólo es la punta del iceberg.

Desde Arrels sabemos que proporcionar un hogar a una persona que vive en la calle es esencial para transformar su situación. Ramon, Ángel, Rafa, José Maria y Germán han vivido en la calle y explican qué significa para ellos haber acceder a una vivienda.

 

 

 

 

 

Más información:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *